TUMORES ÓSEOS

Tumores óseos.png

Una neoplasia es el crecimiento descontrolado de células. En el hueso, estas células pueden formar una masa de tejido patológico que puede producir o destruir hueso. Los tumores óseos pueden aparecer en cualquier hueso del cuerpo, y en cualquier parte del hueso. La gran mayoría de estos tumores se consideran benignos. Un tumor benigno es aquel que normalmente no pone en peligro la vida, y usualmente no tienen la capacidad de invadir otros sitios del cuerpo. Un tumor maligno es aquel que se considera cáncer. Las células cancerosas tienen la capacidad de dar metástasis a distancia (invadir otros sitios del cuerpo). El tumor óseo maligno puede ser un tumor primario (que crece inicialmente en el hueso), o ser resultado de una metástasis (el tumor primario se encuentra en otro sitio del cuerpo).

El crecimiento de un tumor, incluso un tumor benigno, tiene la capacidad de debilitar el hueso haciéndolo susceptible a una fractura. A esto se le conoce como fractura en tejido previamente lesionado, o comúnmente, fractura patológica. Una fractura patológica es aquella que se produce en un hueso debilitado, resultado de una energía que normalmente no es suficiente para lesionar un hueso sano.

Fractura en tejido previamente lesionado.png
Fractura de cadera en tejido previamente lesionado. Se trata de un hueso debilitado que se fractura fácilmente.

Existen muchos tipos de tumores benignos y malignos. Dentro de la clasificación de tumores óseos benignos hay lesiones que no son propiamente un tumor, pero debido a su apariencia y comportamiento son tratados como tal. Entre los tumores benignos más frecuentes se encuentran los siguientes.

  • Fibroma no osificante y displasia fibrosa
  • Quiste óseo aneurismático
  • Quiste óseo unicameral
  • Condroma: Osteocondroma y encondroma
  • Tumor de células gigantes
  • Condroblastoma
  • Osteoma osteoide

TUMORES ÓSEOS B

Como se mencionó anteriormente, un tumor maligno puede ser resultado de una metástasis de un tumor primario en otro sitio del cuerpo, a esto se llama enfermedad metastásica. De entre los tumores malignos primarios más frecuentes se encuentran los siguientes.

  • Mieloma múltiple. Se trata del tumor primario maligno más frecuente. Afecta principalmente a la médula ósea, el sitio donde se producen las células de la sangre.
  • Osteosarcoma. Es el segundo cáncer de hueso más frecuente, ocurre en cada 5 de 1,000,000 de personas cada año. Afecta principalmente el fémur y la tibia alrededor de la rodilla pero también puede afectar los huesos que conforman el hombro y la cadera. La población más afectada son niños y adolescentes, anque puede afectar a cualquier grupo de edad. Su tratamiento consiste en quimioterapia y cirugía.
  • Sarcoma de Ewing. Se presenta en personas jóvenes que abarcan la primera y segunda década de la vida. Afecta principalmente tibia, pelvis, húmero y costillas. Usualmente puede ser tratado mediante quimioterapia, radioterapia y cirugía.
  • Condrosarcoma. Es la variedad maligna del condroma, un tumor cartilaginoso. Afecta principalmente a pacientes de la quinta a la octava década de la vida. Afecta principalmente a húmero proximal, fémur distal y tibia proximal. El tratamiento definitivo es mediante resección quirúrgica.

TUMORES ÓSEOS MALIGNOS.png

FISIOPATOLOGÍA:

En la gran mayoría de los tumores óseos no se ha identificado una causa que los origine.

CLÍNICA:

Los síntomas que experimenta el paciente son muy variados. Los tumores pueden ser asintomáticos y sólo ser identificados cuando el paciente se realiza una radiografía por alguna otra razón. Los pacientes que presentan síntomas usualmente se quejan de dolor, un dolor sordo que puede incrementar en la noche o durante la actividad física. Es importante identificar síntomas sistémicos como fiebre o sudoración. Otros pacientes pueden experimentar el crecimiento de masas cuya consistencia puede ser suave o dura, móvil o adherida a planos profundos, en ocasiones acompañarse de cambios de coloración de la piel o de existencia de una red venosa colateral; estas masas pueden ser indoloras a su palpación o ser lo suficientemente grandes para provocar dolor; si están cerca de una articulación pueden interferir con los arcos de movilidad; si lo están cerca de un vaso o un nervio, pueden provocar sintomatología neurovascular. Aunque los tumores pueden no ocasionar síntomas, pueden provocar debilidad del hueso el cual puede conducir a una fractura (fractura en tejido previamente lesionado/fractura patológica). La energía para producir la fractura es de baja intensidad y puede ocurrir tras un golpe leve o incluso al realizar un movimiento habitual como abrir una puerta, levantar un objeto o simplemente caminar.

VISITA AL ORTOPEDISTA:

Durante la consulta con el ortopedista, éste realizará una minuciosa historia clínica que incluye obtener información acerca de todo su historial médico: enfermedades, medicamentos, alergias, cirugías previas, fracturas previas, transfusiones de sangre o sus derivados, etc.; se realizará una exploración física completa con foco en las lesiones que pueden representar un probable tumor óseo, además de otros sitios que se sospeche sean la localización de un tumor primario. Muy probablemente se solicitarán estudios clínicos pertinentes que apoyen la sospecha diagnóstica como son laboratorios específicos y estudios de imagen.

Rayos X. Los rayos X son el estudio de primera elección en la evaluación del paciente con sospecha de un tumor óseo. Este estudio permite ver estructuras densas como son el hueso, pudiendo observar la calidad del mismo, así como lesiones que destruyen hueso (lesiones líticas), que producen hueso (lesiones blásticas) o que producen ambas (lesiones mixtas).

Otros estudios de imagen: Adicionalmente a los rayos X, el ortopedista puede solicitar estudios de imagen complementarios como son la tomografía computada (TC) y/o una resonancia magnética (RM) los cuales pueden realizarse en fase simple o con la administración de un medio de contraste intravenoso. Otro estudio que demuestra su efectividad al detectar tumores en otras partes del cuerpo, no sospechadas previamente, es la gamagrafía ósea. Los ultrasonidos son útiles para la identificación de lesiones de partes blandas, así como para uso terapéutico en procedimientos mínimamente invasivos.

Gamagrafía ósea.png
Estudio de gamagrafía ósea que demuestra la actividad neoplásica en el húmero proximal izquierdo correspondiente a un condrosarcoma de bajo grado.

BIOPSIA:

En muchas ocasiones se cuenta con una sospecha diagnóstica que se obtiene mediante la correlación clínico-radioráfica, pero siempre es necesario confirmar el diagnóstico; esto se logra mediante la toma de una biopsia. La biopsia es el gold standar para el diagnóstico de un tumor óseo. Consiste en obtener una muestra de tejido del tumor para ser evaluado por un patólogo familiarizado en tumores óseos. Esta biopsia puede realizarse en quirófano mediante una herida quirúrgica. Se obtiene una muestra (biopsia incisional), la totalidad del tumor (biopsia ecisional) o mínimamente invasiva como puede ser a través de una aguja trucut.

Toma de biopsia .png
La biopsia puede realizarse a través de una pequeña incisión, o mediante aspiración con aguja.

TRATAMIENTO:

Los tumores óseos benignos pueden ser tratados de forma conservadora, siendo vigilados a través de un periodo de tiempo, monitoreando cambios en la clínica del paciente o en los estudios de imagen seriados. Durante este periodo de tiempo el paciente puede o no estar bajo medicación con analgésicos. Existen tumores benignos o incluso lesiones que semejan tumores óseos que puede ser tratados de forma quirúrgica ya que no responden adecuadamente al tratamiento conservador o ponen en riesgo la integridad de un hueso susceptible a una fractura en tejido previamente lesionado. En ocasiones el tumor puede ser removido, cuando es así la cirugía se conoce como resección, la cual puede ser intracompartamental (legrado del tumor dentro del hueso), marginal (cuando el tumor se encuentra perfectamente delimitado, y éste sea de naturaleza benigna) o amplia (cuando es necesario resecar el tumor con la necesidad de incluir márgenes libres de tumor que disminuyan el riesgo de recidiva).

La peligrosidad del tumor maligno puede obligar al cirujano a realizar resecciones amplias de hueso y de tejidos blandos, siendo el paciente candidato a colocación de implantes (prótesis) o de injerto que suplan la función del hueso. A esto se le conoce como cirugía de salvamento. Si los tejidos blandos han sido afectados de manera importante, cuya resección comprometería la viabilidad de la extremidad, el tratamiento de elección entonces es la amputación del segmento afectado, que incluso puede ser tan extensa como una desarticulación o una precedimiento más agresivo.

Los tumores óseos malignos (cáncer) ameritan un tratamiento multidisciplinario para conseguir el máximo beneficio y el mejor pronóstico para el paciente. El equipo incluye al:

  • Ortopedista con experiencia en tumores óseos. Especialista en tumores óseos que se encarga del tratamiento conservador y quirúrgico de tumores benignos o malignos.
  • Oncólogo (especialista en la medicina para tratar cáncer). Se trata del médico que puede tratar el cáncer o complementar el tratamiento quirúrgico mediante quimioterapia. La quimioterapia consiste en medicación que puede ser intravenosa o vía oral y tiene por objetivo matar a las células cancerosas, especialmente de aquellos tumores que tienen la capacidad de hacer metástasis a otras partes del cuerpo. No todos los tumores malignos son quimiosensibles.
  • Radiólogo y patólogos familiarizados con patología tumoral ósea.
  • Radioterapia. Equipo médico que puede tratar o complementar el tratamiento quirúrgico de tumores localizados, es decir, que no tienen la capacidad de hacer metástasis. No todos los tumores son radiosensibles.

El éxito del tratamiento, tanto para tumores benignos y malignos, depende de varios factores como: estadificación (en el caso de tumores malignos: localizado o con metástasis), ubicación en el esqueleto, tamaño del tumor, lesiones asociada, estado general del paciente y edad.

 

Si tiene alguna duda acerca de un padecimiento, tratamiento y pronóstico no dude en contactarnos. Obtenga una cita con los expertos, esto es ortopedia basada en evidencia.

Teléfonos.

info@ortopedialindavista.com.mx

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s